PUBLICIDAD

No hay descripción de la foto disponible.




 


 

 Columna -  ¡O CABRESTEAN O SE ORCAN…!
 

MUNDO CHARRO - Heraldo de Sinaloa
Por ROGELIO CANTO TELLECHEA

Sinaloa a 7 de Abril del 2020
rogeliocanto@gmail.com


¡O CABRESTEAN O SE ORCAN…!

¡¡¡No le quiten a la charrería, lo que no le pueden dar...!!!

¡A liderar la Fede…! Señores candidatos, ¡no por mucho madrugar, amanece más temprano, ni tampoco se come cuando no se tiene hambre!, pero la verdad es que muchos han sido los años de promesas incumplidas, de miles de escuelas charras que no hay, ni tampoco apoyo a la juventud ni a la niñez, para que agarren la once desde las babas, tampoco hay vigilancia médica pa’que no se petrolicen los equipos charros a la hora de entrarle a Torreón, bailando, pos la mera verdad que mucho hemos visto, desde Herodes hasta Pilatos, cómo les afecta un bote de cerveza al que le dicen refresco, a la hora de entrarle al tamborazo, esto, entre otras cosas, como la vigilancia médica que debe haber para no entrarle ni amanecidos ni crudos a causar vergüenzas a medio lienzo, pues esto ha dejado a los buenos conocedores de nuestro máximo deporte, así como otras desorganizaciones, entre azul y buenas noches, y la gente ya no va a los lienzos por estas “chuladas”...

 

Mucho hay que hacer por construir una mejor charrería, como en su momento lo hiciera el presidente de la República, Adolfo López Mateos, a nivel mundial, ya que llevó a nuestros mejores exponentes de la danza, de la música y de la charrería, a varios países del mundo para promover el turismo, y esto ya no se hace porque cada quien agarra para su rancho y no se unen como lo hiciera el Lic. López Mateos...

 

En pocas palabras, se necesita agarrar la once y sumar voluntades en todos los potreros para jalar parejos en bien de lo nuestro, así que ustedes dicen, ¡o cabrestean o se orcan!, pues lo más bello de lo nuestro, son nuestras tradiciones, nuestras lindas mujeres, nuestra música, nuestra gastronomía, nuestras artesanías y, sobre todo, cuidar el buen ejemplo de la familia integrada, así que échense ese trompo al’uña… ¡Pero por ahora, hasta aquí la trova…!

 



 

¡¡¡DE DONDE LAS DAN, LAS TOMAN…!!!