PUBLICIDAD





 

 

 

 Informativo - “LOS CABALLOS DE CORTÉS “
 

Cortesía de:
Articulos CHARROFAN - Indenficate con tu Tradición
!
By Abel Díaz T. #CompirriStyle

Monterrey, N.L. 21 de Abril de 2019
 

 

“ LOS CABALLOS DE CORTÉS “
Autor Romárico Castro Ramírez

-


Para toda la fanaticada Charra #CharroFAN #CompirriStyle #Identificate

En la incipiente colonia, que fué Santiago de Cuba, un extremeño Cortés, venido desde Castilla, se empeñaba en conquistar, al gran lago de Texcoco, a Tlaxcala y a Cholula.

Entre los bienes más caros, se cotizaban caballos, más caros que los esclavos o salarios de soldados.

En unas casas flotantes, como decían naturales, Cortés llegó a Veracruz, sin fuegos artificiales.

Venían con él los soldados, con armaduras y yelmos, también 16 caballos, no muy viejos, ni muy tiernos.

Después de miles de años, sin dejar huella en arena,venían por fin los caballos, a correr en esta tierra.

Bernal Díaz del Castillo, en su historia verdadera,da cuenta de los caballos y su actitud en la guerra.

Los define con detalle y nos explica en su lista,la importancia del caballo, para lograr la conquista.

Nos describe hasta el pelaje y nos comenta Bernal, de un castaño y un overo, de buena carrera y tal.

Que en el navío parió yegua, el primer potro local. Que un caballo era “El Arriero” y era del fierro de Cal.

Una yegua que era rucia, le llamaban “La Rabona”,peleó con Mayas Chontales, en la batalla de Centla.

Juan de Escalante un castaño y de tres albos montaba,no era bueno para guerra, no le servía para nada.

Don Juan de Alvarado, montaba un bayo dorado,imposible de alcanzarlo, más ligero que un venado.

Un labrado de las manos y bien revuelto era overo,el caballo de Morón, muy bonito y muy ligero.

Era muy buen corredor, el alazán ruano de Lares, resistente y luchador, cruzando los ríos y mares.

López De Ávila y Alvarado, montaban la “Cortesana“,muy buena era para todo, la yegua era una alazana.

De Morla y Bartolomé García, venían juntos a caballo,García montaba un tordillo y De Morla un colorado.

Harto bueno en la carrera y también bueno en la lid,era un alazán tostado, el de Cristobal de Olid.

Un caballo que era moro, fue el ejemplar de Baena,no era bueno en cosa alguna, salió malo en la faena.

Don Hernando de Cortés, venía montado en un cromo,que lo salvó en Las Higueras y le llamaban “El Romo”.

Los vecinos de estas tierras desconocían los caballos,les parecían “venadotes“ y les llamaron “Los Cuacos “.

Cuando el español montaba, en su corcel musculoso, no entendían si eran dos, o un solo dios poderoso.

El caballo para el indio, era fuerte y vigoroso, su relincho lo espantaba, lo hacía sentir temeroso.

Por ponerse las espuelas, les llamaban “gachupines”, porque parecían espinas, que se ponían en botines.

En un lienzo de Tlaxcala, los fierros marcados quedarán, de los primeros caballos de Cortés que hace ya 500 años,por primera vez pisaron, a  la gran Tenochtitlán.

TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

ESTÁN REGISTRADOS EN EL REGISTRO

DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

INDAUTOR

 

REGISTRO PÚBLICO DEL DERECHO DE AUTOR

INDAUTOR 03-2017-0706102358800-01

 

 

 

 




JUVENTINO TREJO "AMIGOS" EN LO ALTO DEL ESTATAL MEXIQUENSE