PUBLICIDAD













 

 Informativo - San Martín Caballero: Santo patrono de los charros.
 

Cortesía de:
Articulos CHARROFAN - Indenficate con tu Tradición
!
By #CompirriStyle

Monterrey, N.L. 14 de Mayo de 2018
 

     
San Martín Caballero: Santo patrono de los charros.
Un vistazo a la tradición

Para toda la fanaticada Charra #CharroFAN #CompirriStyle por Alejandro Díaz E.

            Martín de Tours nace en Hungría hacía el año 316 d.c. Nació en el seno de una familia no apostólica pero con el gran deseo de servir al señor. Su padre, un viejo tribuno militar, inculco en Martín la educación militar, enviándolo a Pavía, Italia a que reciba instrucción por parte del ejército imperial romano en donde se desarrolló en gran manera, siendo en un futuro muy querido por sus compañeros militares.

            A los 15 años, Martín ingresa a las legiones del emperador primero sirviendo un corto tiempo en Italia para después ser mandado a Galia, territorio que hoy pertenece a Francia. En sus inicios sirvió a la guardia imperial a caballo tanto en Italia como en Galia en donde se ganó su título de “Caballero”. Aún y cuando Martín era un devoto soldado del emperador, sentía un gran deseo por conocer acerca de Dios y de la iglesia, aunque dada su naturaleza militar, en ocasiones se le impedía adquirir conocimientos, además de estarle prohibido el formar parte de la iglesia u ostentar algún puesto como feligrés.

El milagro de San Martín Caballero

            Fue en el invierno del  año 334 cuando Martín es enviado a la ciudad de Amiens, territorio francés hoy en día. A la entrada de la ciudad, Martín pudo ver a un mendigo que descansaba al lado del camino. Cabe recalcar que era invierno y el clima era muy frío, además de que el mendigo escaseaba prendas para cubrirse de la cruel helada. El corazón de Martín se vio conmovido por la situación en la que este mendigo se encontraba, por lo que decidió acercarse cabalgando al mendigo y una vez que estuvo lo suficientemente cerca, desenvaino su espada para cortar la mitad de su capa, ya que la otra mitad pertenecía al imperio. Dándole la mitad de su capa al mendigo, Martín se retira del sitio donde se encontraba el mendigo, deseándole lo mejor. Esa misma noche, el Señor se le aparece a Martín con la mitad del manto cortado que él había dado al mendigo y habla a Martín: “Hoy me cubriste con tu manto”. Desde ese día, Martín decide dejar el ejército romano para dedicarle su vida a Dios, cosa que le costaría tiempo, esfuerzo e inclusive, su vida.

            Cuenta la historia que el emperador Juliano pasaba por las filas de sus legiones entregando incentivos a sus soldados fieles. Al llegar con Martín, este le comenta que rechazaría su incentivo y que no desea pelear y derramar sangre a lo que Juliano molesto le contesta, acusándolo de cobarde. Martín le propone a Juliano que lo mande al frente sin armas, escudos y sin casco a lo que el emperador accede.

            La batalla llega y las legiones bárbaras se asoman por las colinas frente al ejército imperial. Ahí yace Martín, al frente de la batalla, sin armas para defenderse cuando ve que las legiones bárbaras desisten la lucha y se rinden sin inclusive cruzar un solo golpe. Los reportes dicen que los bárbaros estaban tan asustados de las legiones romanas por su seguridad,  inclusive mandando soldados al frente sin armas y escudos que decidieron rendirse.

Salida del ejército imperial

            Después de haber servido a la orden imperial por un par de décadas, Martín decide dedicarle su vida al señor e internarse en un convento en Poitiers, Francia, donde se une a los discípulos de San Hilario. Después de algunos años sirviendo en la comunidad es invitado a la ciudad de Tours en Francia bajo la excusa de que ahí yacía un enfermo que necesitaba de su ayuda, ya que Martín se había vuelto popular en la región por sus milagros, pero en realidad la gente de Tours quería a Martín como su obispo. Después de un poco de forcejeo, Martín se ve obligado a aceptar el cargo y en el año 370 d.c. es nombrado obispo de la ciudad de Tours.

Después de servir en toda Francia por largos 27 años y después de muchas vivencias y ganarse el afecto de sus feligreses, San Martín de Tours, o San Martín Caballero como es conocido en México, fallece en la ciudad de Candes, Francia a sus 81 años.

Canonización e introducción a la cultura mexicana

            El culto a San Martín de Tours es bastante grande en todo el mundo. En Francia es uno de los santos con más afecto y en México se le considera el Patrono de los charros. Inclusive existe un poblado que lleva el nombre del obispo (San Martín Huixquilucan) en el estado de México.

            Una de las singularidades que pueden ser halladas en este lindo poblado en donde muchas de las leyendas y tradiciones giran alrededor de este santo y los milagros que este realiza, es una estatua de San Martín Caballero vistiendo un atuendo típico mexicano o un atuendo charro. Esta estatua llama mucho la atención ya que usualmente no se encuentran este tipo de figuras con tales vestimentas en iglesias o en conventos. 

            Las festividades en conmemoración de San Martín Caballero inician el último fin de semana de enero y duran 3 días en costumbres y tradiciones del pueblo. Muy seguido varias personalidades brindan nuevos atuendos charros a la estatua de San Martín, algunos inclusive con botonaduras de oro y plata, para que el Santo vista de manera digna.



San Antonio Ometusco: VESTIGIO DE LA CULTURA PULQUEA MEXICANA