Noti-DeCharros.com -

  15 Poesías y 100 Charrorrimas de José Maria Parga Limón


José Maria Parga Limón
Ganador del 1er Concurso Nacional de Poesía Charra 1999.
Ganador del 2do Concurso Nacional de Poesía Charra 2007.
y Galardonado con
el PREMIO CHERRERIA 2007, por la Federación Mexicana de Charraría, A. C.

100 CHARRORRIMAS

Nota Anterior
15 Poesías


José Maria Parga Limón - Ganador del II Concurso Nacional de Poesía y mas


 

 




 

H. Matamoros, Tamps. - Noviembre del 2007
por : José María Parga Limón josemaria_parga@yahoo.com.mx
 Tel. casa: 01 86 88 16 08 12 - Oficina : 01 86 88 13 02 94 - Celular: 045 86 81 24 72 37


* Clic para consultar las 15 POESÍAS

* 100 CHARRORIMAS DE JOSE MA. PARGA

He querido escribir estos refranes y charrorrimas con el sincero y humilde deseo de aportar algo nuevo, pero con sabor de antaño, a la enorme y preciosa lista de refranes, versos y dichos que usamos los que locutoreamos en una charreada, y en general todos los que gustamos de la charrería, ojala y sea del agrado de quienes los lean, y le puedan servir a algún hermano locutor charro.

 1
Vale más lazo sencillo
con puntería colocado,
que largo lazo floreado
que nunca llega al novillo.

2
Hay veces que no entra el pial
aunque esté bien cobijado,
y otras que es más animal
el que monta, que el montado.

3
No se mujer que te pasa
que me vives criticando,
más vale un charro en la casa
que ver un ciento coleando.

4
Jineteaba Toño ayer
bien agarrado a la gaza,
y le gritó su mujer
que se hallaba entre la raza:
“¡así te quisiera ver
cuando llegas a la casa!”

5
El que nace pa’ jinete
hasta en los hijos de nota...
¡siempre tiene más de siete!

6
El cielo le sabe dar
a cada uno sus dones,
hay muchos charros panzones
que no pueden jinetear,
y la hora de manganear
resultan ser señorones.

7
No hay peor paso de la muerte
ni faena más riesgosa,
que la que hace el que, por suerte
tiene en casa buena esposa,
y anda buscando otra cosa.

8
Buena mano en buena reata,
no hacen mangana barata.

9
Antes de ir al matrimonio
pide, aunque parezca feo,
la “pasada de tanteo”,
¡no valla a ser el demonio!

10
Si es morena, es buena,
si es guera... ¡bien pudiera!
 
11 Charro viejo sin casar,
¡no es de fiar!

12
Ni toro que ha sido coleado,
ni charro que ha sido casado.

13
El charro sin su mujer,
muy poquito ha de valer.

14
Ni hombre con arete,
ni mujer sin colorete.

15
¿Qué monta bien mi marido?
¡él es farol en la plaza,
en casa es foco fundido!

16
Cuando es hermosa la bestia,
no le queda la modestia.

17
El águila tiene garras
para salir a cazar,
yo mi reata pa’ lazar
haciendo faenas charras.

18
¡Ay, quien fuera lazador
pa’ poderle echar un lazo
y llevarla de mi brazo
hasta el altar del Señor!

19
¡Guadalupana bendita,
ah cuanto me has de querer:
me diste mujer bonita
la dicha de en ti creer
amplia casa, buen empleo,
caballo fino ensillado,
y un hijo, donde me veo
como charro retratado!

20
Charro que anda en buen corcel,
vale el doble que sin él.

21
No basta fuerza en la mano
pa’ hacer un cuaco a la rienda:
nunca será arrendador
quien de caballos no entienda

22
Es más fácil doblegar
la terquedad de un cebuino,
que un capricho femenino,
¡se los puedo asegurar!
23
A caballo brioso,
charro mañoso.

24
Un animal sobre otro animal,
puede ser cosa fatal.

25
Hasta el mejor calador,
por más que triunfe en la plaza
y se vea dominador,
¡es lo contrario en su casa!

26
Me lo decía tía Esperanza:
“A caballo entero
y charro soltero
nunca les tengas confianza”,
yo no entendí, fui confiado,
y ahora un charro es mi cuñado.

27
Si no quieres verte sola,
no reseques, vida mía,
deja que chorre la guía...
¡o se revienta la piola!

28
Mi compadrito Botello
fue a ver al especialista
pues le dolía mucho el cuello,
el galeno especialista,
muy conocedor de veras,
¡le prescribió unas corneras!

29
La mujer y la potranca
han de tener buena el anca.

30
La mujer y la montura
es más fina y más bonita,
una, con poca pintura,
la otra, con bastante pita.

31
El caballo y el marido
bien comido.

32
Como el refrán lo aconseja,
sólo el charro debe dar
paso atrás, cuando la ceja,
a la hora de calar.

33
Charro al que chorreando un pial
se le revienta la guía,
que no entre en la lotería
porque su suerte anda mal.
 
34
No le es dado al mozalbete
cuajar un pial con piquete.

35
Al toro de buena casta,
ni espuela, ni verijero,
¡con su puro orgullo basta!

36
Si quieres colear seguro
sal con el toro, no atrás,
tenlo en cuenta en lo futuro
y no lo lamentarás.

37
Ni es tan ligero el cornudo,
ni el caballo está maniado;
si esta cola no se pudo
sólo es culpa del pelado.

38
Cuídate mujer del charro
cuando te invite a pasear
ya sea a caballo o en carro,
que luego de saludar
acostumbra pachonear.

39
El es muy buen lazador,
ya fue campeón nacional,
pero su china es mejor
pues le echó el lazo nupcial.

40
¡Yo que puse hasta bozal
y tu no pudiste el pial!

41
No hay jinete por muy bueno
que nunca “compre terreno”.

42
Quien da el tirón del ahorcado,
es de todos admirado.

43
Quien da el tirón de la muerte,
es charrazo consumado,
confía bastante en su suerte,
o de plano está “tocado”.

44
Por lo que conozco, pienso,
que nunca un improvisado,
ni en la vida, ni el lienzo,
vence al que se ha preparado.

45
Lástima tengo del gallo
que pelea mal amarrado;
y también del buen caballo
por un tarugo montado.
46
El que chorrea de cuadril
dando polvo a la greñuda
con desplante charreril,
es orgulloso ¡no hay duda!

47
¡Me encanta la charrería
que es una fiesta bonita,
pero más, morena mía,
los besos de tu boquita!

48
Falló un charro una noche
en el lienzo conyugal,
y su mujer al momento,
entre súplica y reproche,
le dijo: “estuviste mal,
mas de acuerdo al reglamento
¡ se vale un segundo intento!”.

49
Las crines de mi caballo
van volando por el viento,
igual que mi pensamiento
con velocidad de rayo
va volando desde aquí,
china de mi alma, hasta ti.

50
Decía Don Lalo González,
charro de sabios consejos:
“No te juntes con vivales,
ni convivas con pendejos,
el vival siempre te friega
y lo pendejo se pega”.

51
Al que estira de la flecha
la mujer no lo despecha.

52
Siempre es mejor amarrar
aunque sea al segundo intento,
que quedarse en el lamento
y no volverlo a intentar.

53
En el floreo lentitud...
y al amarrar prontitud.

54
Nunca será “pasador”
el que no tenga valor.

55
Pasa a puerta de cajón
el charro que es arrojado,
y busca más la ocasión
el que ha sido revolcado.

 
 56
Juez que estando en la caseta
no deja de estar tomando
o se distrae platicando,
¡que haga mejor su maleta!

57
Pude muy bien con las reses...
¡pero perdí con los jueces!

58
Charro que tarugo es,
¡siempre ha de culpar al juez!

59
El que quiera ser caballo
que sea potrillo primero,
prepárate con esmero
si es que quieres ser buen gallo.

60
Prefiero charro en otoño,
que bisoño.

61
No es charro, ni inteligente,
pero se mareó a la gente
y quedó de presidente.

62
¡Mangana del Centenario,
la mas espectacular,
sólo pudiste ser creada
por Aquilino Aguilar!

63
El que pone verijero
al toro que va a montar,
intenta ser el primero,
o de perdida, empatar.

64
Esa yegua tiene orgullo...
¡pero el charro trae lo suyo!

65
Hoy volví del campeonato,
no agarré ni una mangana,
pero conocí a la hermana
de un charro de Guanajuato,
y aunque él salió triunfador,
¡yo me la pasé mejor!

66
En la charrería, la cala
es la suerte de más gala.

67
El que no quiera hacer caso,
por necio e impertinente,
de revisar previamente
cada vuelta de su lazo
cuando va a tirar un pial,
¡no es raro que acabe mal!

68
El colmo de un charro viejo
es seguir siendo pendejo.

69
Pa’l que está recién casado,
el no arcionar... no es pecado.

70
No sabe montar,
y quiere colear.

71
Dios no le ha dado a cualquiera
saber amarrar un gallo,
o manganear a caballo.

72
¡Yo he hecho el paso de la muerte,
he jineteado torazos,
y nada me hizo temblar,
como lo hacen tus ojazos!

73
¡Pa’ quitarles lo mezquino,
y que rindan en el lienzo,
al marido y al equino
hay que darles su buen pienso.

74
El que no pueda tener
su caballo bien comido,
¡que no ande de presumido...
mejor lo habría de vender!

75
Si hay milagros hoy en día
que lo diga Doroteo:
se sacó la lotería
y se le quitó lo feo.
Hoy al montar su barroso
¡hasta parece buen mozo!

76
“¡Cambio!” - pidió un arreador
iracundo y muy soez-
“¡la imbesil yegua no pasa!”,
concedido, dijo el juez:
que entre a arrear otro señor...
¡y este se vaya a su casa!

77
Tenme paciencia, mi amor,
hasta al mejor pialador
se le revienta la reata,
o se le hace de una pata.

78
Caballo con mucho brío,
y charro con señorío.

79
Charro que “se ve el ombligo”
tiene puntos de castigo.
80
En las arracadas, oro,
y en los modales, decoro.

81
El cuaco y el charro
si es prieto...
¡es inquieto!

82
Mujer que temprano ora,
que sabe obrar con decoro,
que es discreta a toda hora,
¡es para el charro un tesoro!

83
Me encanta locutorear
porque así si puedo hablar;
en casa soy el marido...
y opinar me está prohibido.

84
Charro que presta, es amigo;
charro que cobra... enemigo.

85
Ahorca más pronto la droga
que la más templada soga.

86
Bella Perla Tapatía,
gritar con orgullo debes,
que nadie en la charrería
igualará la maestría
de derrocha Nito Aceves.

87
Dice por ahí la conseja,
y a mí me resulta obvio,
que la adelita maneja
igual que al caballo... al novio.

88
De yegua bonita,
igual potranquita

89
Con los Franco francamente
nadie puede, hoy lo supe,
Capilla de Guadalupe...
¡qué triunfadora es tu gente!

90
Quien monta caballo fiado
que todavía no ha pagado,
se expone a ser desmontado.

91
Nomás agarro este pial,
chaparrita consentida,
y ahi de alcanzo en el corral...
¡pa’ que sepas lo que es vida!

 
 92
Frente a mí te andas paseando
pero no me echas ni un lazo,
nunca me dolió un porrazo
cuando anduve jineteando
como el que no me hagas caso...
¡quítame de andar penando!

93
Cuando Alejandro florea,
se convierte en maravilla
la trenzada lechuguilla,
y el público vitorea
con entusiasmo sincero,
¡tenia que ser un Pedrero!

94
Nunca será caballero
un barbaján con dinero;
marcarán la diferencia,
la educación y decencia.

95
¡Jarano de pelo fino
con chapetones de plata,
cúbreme que quiero darle
cuatro besos a mi chata!

96
Mi chaparrera piteada
daría por una mirada;
sombrero, sarape y lazo,
tan sólo por un abrazo;
y por besarte, mi Lola...
¡cuarta, caballo y pistola!

97
Mil fraternales abrazos
en estos versos yo quiero
enviarles a los Pedrero
por ser tan grandes charrazos,
¡va de todo corazón,
mi aprecio y mi admiración!

98
Hay algunos locutores
que no saben ni montar
y como conocedores
se atreven a criticar.

99
Pónganse de pie, señores,
llegó Macario González,
charro entre charros cabales,
vamos a rendirle honores
con este gesto sencillo,
al orgullo de Saltillo.

100
A mi me empujó a escribir
mi amor por la charrería,
mas lo que voy a decir,
espero nadie lo dude:
No escribí como quería...
¡solamente como pude!

****